Telefónica, Vodafone y Orange costearán sin ayudas públicas el plan para extender la banda ancha de 30 Mbps a los municipios de menos de 5.000 residentes.

Telefónica, Vodafone y Orange tendrán que llevar antes del 1 de enero de 2020 a los municipios españoles de menos de 5.000 habitantes el acceso a Internet a una velocidad mínima de 30 megabits por segundo (Mbps). El Gobierno ha desempolvado una vieja obligación contenida en la subasta del concurso por el que se adjudicó en 2011 a estas operadoras las licencias de cuarta generación de telefonía móvil (4G) para obligarles a llevar la banda ancha veloz a casi seis millones de personas que viven en el ámbito rural. Las tres compañías deberán repartirse ahora los municipios y el coste del plan, ya que no cuenta con ayudas públicas pese a la propaganda del anterior Gobierno. Para ello, han contratado a la consultora externa Aptica y presentarán su plan de despliegue al Gobierno antes del 31 de diciembre.

Telefónica ha comenzado el lanzamiento comercial masivo en España de O2, su principal marca en  países como Reino Unido y Alemania, con la que la operadora que dirige Emilio Gayo quiere hacer frente a la competencia de MásMóvil, así como a las segundas marcas de competidores como Orange y Vodafone. En este sentido, este es el principal movimiento comercial de Telefónica en el mercado español en los últimos tiempos.

La compañía ha puesto en marcha una amplia campaña publicitaria y en cartelería exterior (en paradas de autobús, entre otros lugares). Telefónica va a lanzar una campaña publicitaria en televisión, con la voz de la cantante y actriz Leonor Watling.

El futuro consejero delegado del Grupo Vodafone, Nick Read, considera estos días la puesta a la venta de las 55.000 torretas y mástiles de telefonía móvil que controla su compañía. En vísperas de su nombramiento al frente de la multinacional, que se producirá el próximo 1 de octubre, el sucesor de Vittorio Colao abre así la puerta a una fuente de ingresos que históricamente estaba descartada: la desinversión en infraestructuras de telecomunicaciones.

Según ha indicado Read en una entrevista a Financial Times, Vodafone utiliza más de 110.000 emplazamientos para sus antenas de móviles que podrían servir para aliviar la deuda que sufre el grupo, cifrada en más de 31.000 millones de euros. Sin embargo, no todas las torretas pueden ponerse a la venta, sino solo las controladas directamente por Vodafone, que rondan las 55.000 unidades. Entre ellas se encuentran alrededor de 10.000 torres de telefonía móvil distribuidas en suelo español.

JP Morgan acorrala a las operadoras: cuestiona la deuda y las políticas de dividendos. Vodafone, BT, Telecom Italia y Telefónica registran las mayores caídas en Bolsa del año.

Annus horribilis para las operadoras del Viejo Continente en los mercados. Las seis grandes telecos, Deutsche Telekom, Vodafone, Telefónica, BT, Orange y Telecom Italia han perdido de forma conjunta más de 45.000 millones de euros en capitalización bursátil desde el inicio del ejercicio.

Las peores evoluciones anuales han sido las registradas por Vodafone, con una bajada en Bolsa de casi un 30%; Telecom Italia, con un 24%; BT, con un 20%; y Telefónica con un 18%. En el caso de Deutsche Telekom y Orange, el descenso es menor, un 7% y un 5%, respectivamente.

Movistar+ llega a 4,2 millones de clientes con un alcance de 12 millones de personas y prevé integrar Netflix antes de final de año.

Telefónica va a reforzar su presencia en el mundo de la televisión de pago, un negocio clave para la teleco. La tele es, igualmente, una herramienta decisiva en el pugna que mantiene frente a rivales como Orange y Vodafone.

La compañía busca subir la apuesta contra las televisiones tradicionales con una oferta de contenidos más abierta para su comunidad de usuarios.