El 5G está a la vuelta de la esquina, y en Europa ya hay operadores que afirman haber instalado las primeras antenas. Gracias a esta nueva tecnología, tendremos conexiones mucho más rápidas, con menor latencia, con mayor capacidad, y mayor cobertura que con el 4G actual. Además, las antenas 5G flotantes permitirían aumentar aún más esta cobertura.

Antenas 5G flotantes en bandas milimétricas: más cobertura, menos interferencias

Esto es lo que han diseñado investigadores de Ohio. En concreto, se trata de antenas 5G que operan en EHF (entre los 30 y los 300 GHz) que se encuentran “flotando” o suspendidas, con el fin de aumentar la potencia y aliviar el espectro electromagnético. La EHF se encuentra poco saturada, sobre todo si lo comparamos con bandas situadas entre los 800 MHz y los 2,6 GHz.