Su uso depende de la subasta de nuevos espectros, infraestructuras y terminales compatibles. Pese a las pruebas en marcha, 2020 es el límite de implantación fijado.

Comienza la carrera por el 5G, a juzgar por los ensayos iniciales que han puesto en marcha tanto fabricantes como operadores. Esta misma semana, el martes, Vodafone aprovechó una cita con los medios para hacer la primera llamada desde Castelldefels a Madrid con los estándares de la quinta generación de telefonía móvil, de la mano de la multinacional china Huawei. Y en enero, Telefónica anunciaba que Segovia y Talavera de la Reina se convertirán en laboratorio de pruebas de esta nueva tecnología, con el apoyo de Ericsson y Nokia.