La compañía ahorrará 300 millones al no comprar el fútbol. El grupo anunció en julio una nueva estrategia en el área de terminales.

Vodafone España sigue analizando futuras medidas ante el nuevo escenario comercial, una vez tomada la decisión de abandonar el fútbol, con los ahorros que le van a suponer. Estos derechos televisivos, en su conjunto, suponían un coste anual total para la operadora cercano a 300 millones de euros, según las estimaciones del banco de inversión RBC Capital.