El futuro consejero delegado del Grupo Vodafone, Nick Read, considera estos días la puesta a la venta de las 55.000 torretas y mástiles de telefonía móvil que controla su compañía. En vísperas de su nombramiento al frente de la multinacional, que se producirá el próximo 1 de octubre, el sucesor de Vittorio Colao abre así la puerta a una fuente de ingresos que históricamente estaba descartada: la desinversión en infraestructuras de telecomunicaciones.

Según ha indicado Read en una entrevista a Financial Times, Vodafone utiliza más de 110.000 emplazamientos para sus antenas de móviles que podrían servir para aliviar la deuda que sufre el grupo, cifrada en más de 31.000 millones de euros. Sin embargo, no todas las torretas pueden ponerse a la venta, sino solo las controladas directamente por Vodafone, que rondan las 55.000 unidades. Entre ellas se encuentran alrededor de 10.000 torres de telefonía móvil distribuidas en suelo español.