Ericsson, SK Telecom and BMW Group Korea have broken a world record for 5G speeds in a follow-up to the 5G trials announced in November 2016. On a racetrack in Yeonjong-do, South Korea, a high-performance network connection supported data transmission from point-to-point from a car driving up to 170 kilometers per hour.

La multinacional de las telecomunicaciones despedirá a 330 personas este año. Es el sexto ERE desde 2002 mientras que el número total de empleados no cambia pese a los despidos. Los sindicatos denuncian que la empresa contrata nuevo personal más joven y barato y echa a trabajadores con un buen salario consolidado.

La multinacional sueca Ericsson anunció el mes pasado un Expediente de Regulación de Empleo con el que pretendía despedir a 350 trabajadores en España. A nivel internacional tambien ha anunciado recortes, sobre todo en Suecia. Tras varias reuniones de la Mesa de Negociación entre la dirección y los sindicatos, el número de despedidos en España se redujo a 330, pero no es la magnitud del ERE lo que más preocupa a los sindicatos, que lo siguen rechazando. Lo que les alarma es la periodicidad con la que se realizan despidos colectivos y la degradación de la calidad de los puestos de trabajo que está generando en esta empresa puntera.

Invertirá 6 millones el próximo año y prevé ampliar los actuales 45 empleos de la región. Embou continuará como una filial del grupo especializada en el medio rural.

La operadora Masmovil, que recientemente ha adquirido Pepephone y Yoigo y en el que se integró en el 2015 el operador aragonés Embou, tiene un clara apuesta por crecer en la comunidad con el despliegue de fibra óptica (FTTH) y otras redes de acceso de alta velocidad. El próximo año, gracias a la propia infraestructura de la compañía y a los acuerdos de coinversión con otros operadores, llegará a los 350.000 hogares de la comunidad, es decir, el 50% del total. De ellos, 100.000 serán del entorno rural y 250.000 estarán en las tres capitales de provincias, repartiendo la huella entre 48 localidades.

La operadora frena el crecimiento de sus ingresos aunque mejora su rentabilidad gracias a su oferta convergente.

Vodafone se frena en España. Los ingresos totales en el primer semestre fiscal de 2016 (desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre) ascendieron a 2.496 millones de euros, un 0,3% más que en el mismo periodo del año anterior. Tras el crecimiento de ingresos del 1,3% registrado en el primer trimestre, siguió un segundo trimestre de evolución plana (+0%), con unos ingresos de 1.251 millones de euros.

Precisamente, en este último trimestre (de junio a septiembre), Orange España sobrepasó por primera vez a Vodafone al obtener una cifra de negocios de 1.288 millones de euros, un 7,8% más.

Vodafone no ha tomado aún ninguna decisión sobre el futuro de su fusión societaria con ONO. Después de paralizar el pasado verano la operación por el impacto fiscal que supondría la operación, el problema es que los más de 4,5 millones de clientes que en la actualidad tienen contratos con ambas firmas desconocen qué compañía les dará los servicios en el futuro.

Ahora mismo, la fusión societaria se encuentra paralizada temporalmente y desde la Vodafone aún no tienen planeado tomar ninguna decisión. Es decir, ni la fusión sigue adelante ni está anulada, sino que se encuentra en un impasse.