Vodafone ha decidido poner orden en las cuentas de Ono. El grupo británico ha aprovechado el primer ejercicio en que ha tomado el control de la compañía para hacer limpieza. Grupo Corporativo Ono cerró 2014 con unas pérdidas consolidadas de 642 millones de euros tras recomprar deuda, reconocer el deterioro de activos, provisionar la morosidad de clientes, aceptar las actas levantadas por Hacienda por fraude fiscal del anterior equipo y pagar altos premios a los directivos.

Vodafone ya había reconocido que el impacto de la consolidación de Ono en las cuentas del grupo durante una parte del pasado ejercicio había sido de pérdidas de 400 millones, pero ahora las cuentas depositadas en el Registro Mercantil desvelan que sus pérdidas totales fueron de 642,2 millones el pasado año (lo que supone multiplicar por 26 los números rojos de 2013) y cuál es el origen de ese agujero, la mayor parte del cual se concentra en su filial operativa, Cableuropa (rebautizada como Vodafone Ono), que perdió 576 millones.

Magnus Zetterberg, director de tecnología de la operadora noruega Telenor, ha comunicado que la compañía planea el cierre total de su red 3G para 2020. Cinco años más tarde, en 2025, apagará también la red 2G.

En la jornada para analistas e inversores de su empresa, Zetterberg ha explicado la evolución de la 4G de su compañía, desplegada en Noruega desde 2012. Hoy en día la red 4G transporta el 60% del tráfico de datos por móvil en todo el país.

Segun el directivo, la compañía ya está centrada en un modelo centrado en los datos, con un objetivo a largo plazo: “desmantelar las redes antiguas y desactivar la 3G en 2020 antes de cerrar la 2G en 2025 y completar la transición hacia los datos”.

Competencia sancionó a la compañía por abusar de su posición junto a Telefónica y Vodafone e impone una multa de 119 millones a Movistar, Vodafone y Orange.

El Tribunal Supremo ha confirmado una multa de 29,95 millones de euros impuesta a Orange por Competencia en 2012 por cobrar precios mayoristas excesivos a los operadores móviles virtuales (OMV), a los que alquila su red, por el envío y recepción de mensajes de texto (SMS) y mensajes multimedia (MMS) en el ámbito nacional.

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNC) --ahora integrada dentro del macroregulador CNMC-- multó en diciembre de 2012 a Telefónica Móviles, Vodafone y Orange con 120 millones de euros abusar de su posición en los mercados mayoristas relacionados con los mensajes cortos. La multa a Telefónica Móviles ascendía a 46,49 millones de euros, mientras que las de Vodafone y Orange eran de 43,5 y 29,9 millones de euros, respectivamente.

Guo Ping, el actual consejero delegado de Huawei, ha propuesto un trato a los reguladores europeos mediante una entrevista con el Financial Times: si nos tratan como una empresa local invertiremos más. “Si se nos concede una oportunidad justa para participar como otras empresas europeas, eso nos animaría”, ha asegurado Guo, uno de los tres directivos que se alternan en el puesto de consejero delegado de la firma.

El fabricante chino emplea a casi 10.000 personas en el continente, 1.200 de ellas dedicadas a labores de I+D. Huawei anunció la semana pasada su inversión más reciente: la creación de un Instituto Europeo de Investigación en Leuven (Bélgica).

La Comisión Europea se dispone a aprobar la compra de la operadora española de fijo Jazztel por parte de Orange por 3.400 millones de euros, una vez Orange ha aceptado desprenderse de los activos que se solapan con los de Jazztel y ofrecer capacidad a sus rivales en régimen mayorista, según informa Reuters. La operación permitirá a Orange competir mejor con los rivales en el mercado español que también ofrecen paquetes convergentes de fijo más móvil. La incumbente Telefónica lleva incorporada la ventaja y Vodafone compró la operadora de cable Ono en 2014. Entre las firmas interesadas en los activos de Orange se cuentan Yoigo y Mas Móvil.