El 5G está a la vuelta de la esquina, y en Europa ya hay operadores que afirman haber instalado las primeras antenas. Gracias a esta nueva tecnología, tendremos conexiones mucho más rápidas, con menor latencia, con mayor capacidad, y mayor cobertura que con el 4G actual. Además, las antenas 5G flotantes permitirían aumentar aún más esta cobertura.

Antenas 5G flotantes en bandas milimétricas: más cobertura, menos interferencias

Esto es lo que han diseñado investigadores de Ohio. En concreto, se trata de antenas 5G que operan en EHF (entre los 30 y los 300 GHz) que se encuentran “flotando” o suspendidas, con el fin de aumentar la potencia y aliviar el espectro electromagnético. La EHF se encuentra poco saturada, sobre todo si lo comparamos con bandas situadas entre los 800 MHz y los 2,6 GHz.

El Ministerio de Energía convoca una consulta pública y adjudicará las primeras frecuencias en 2018.

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha abierto una consulta pública para recabar propuestas que contribuyan a diseñar el plan y el calendario para la liberación de la banda de 700 Megahercios (MHz), que alojará la quinta generación de telefonía móvil o 5G, según anunció este martes el titular del departamento, Álvaro Nadal.

De esta forma, el Gobierno desbloquea el proceso de asignación de frecuencias para el desarrollo del 5G, que permanecía sin calendario debido, en parte, a las presiones ejercidas por las cadenas de televisión. Y es que las frecuencias de espectro radioeléctrico comprendidas entre los 694 y los 790 MHz (la conocida como banda de 700 MHz) no están vacías en la actualidad, sino ocupadas por los servicios de difusión de televisión digital terrestre (TDT), por lo que su utilización para servicios móviles requerirá de una nueva sintonización de la TDT, como ha reconocido el Ministerio en un comunicado.

Vodafone ha desatado una nueva carrera por la velocidad en la banda ancha fija en España. La teleco anunció el pasado viernes que empezará a ofrecer 1 Gbps de descarga a través de su red de fibra a partir del 25 de septiembre. Una oferta, desde 65 euros al mes, que estará disponible inicialmente para cuatro millones de unidades inmobiliarias. Ahora la expectación en el mercado se centra en saber cuál será la respuesta de sus principales competidores, Telefónica y Orange.

La nueva generación de telefonía móvil tendrá un gran impacto sobre el modelo productivo y el crecimiento económico.

Cuando las compañías de telecomunicaciones aún no han completado el despliegue de 4G en todo el territorio, resulta complicado hacerse a la idea de que pronto nuestros móviles funcionarán más rápidos y serán más eficientes gracias al 5G, la quinta generación de telefonía móvil. La carrera por ser los pioneros en usar esa tecnología que, por primera vez, no solo revolucionará las comunicaciones sino del entorno tecnológico en su conjunto y de los sistemas de producción, se ha desatado en todo el mundo. España, junto a la mayoría de los países de la UE, no estará en el pelotón de cabeza, que ocuparán los países asiáticos y Estados Unidos. Y es que el 5G no solo cambiará la vida cotidiana de millones de usuarios, sino que tendrá unas implicaciones económicas para las empresas aún difíciles de evaluar.

Industria dice que no hay fecha para la implantación de la nueva generación que multiplicará por 250 la velocidad de la telefonía celular.

España se demarca de la carrera que han iniciado los países más avanzados del mundo por implantar la quinta generación de la telefonía móvil o 5G, capaz de multiplicar por 250 la velocidad de las actuales redes 4G. El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, aseguró este lunes en Santander que no hay fecha para el inicio de esta tecnología y que la prioridad para el Gobierno es que se complete la cobertura de 4G, y de la banda ancha fija, de la que aún no dispone el 30% de la población.